Si la risa es esencialmente humana, entonces la cuestión de si Jesús rio (o no) adquiere una pertinencia teológica más bien obvia en relación a la doctrina de la encarnación.
—Simon Critchley


En el umbral que separa al guion de las escrituras y al performance de la (in)credulidad, Actos de dios 1 explora la relación entre lo profético y lo inesperado, a veces con un toque de gracia. Dos proyecciones en bucle que se basan en algunos de los episodios relatados por los Evangelios desde distintas perspectivas, ofrecen dos ediciones distintas de tomas similares: secuencias incompletas e inconclusas, tomas eliminadas, y escenas en las que contratiempos y distracciones parecen ser la norma. Las discrepancias, los detalles fuera de lugar y los momentos divergentes en la vida de Cristo generan una narrativa no-lineal que plantea una serie de preguntas: ¿Qué sucedería si aquel a quien le fue asignada la tarea de redimir a la humanidad se esmerara en consumar las infamias y proezas que de su vida presagiaron los profetas, sin tener la certeza de llevarlas a buen término? ¿Qué pasaría si se pusiera en entredicho la relación causa-efecto y, con ello, el desarrollo de una línea de tiempo orientada hacia el futuro? Y de escapar dicho relato al desenlace que dicta el Antiguo Testamento, ¿cómo se reorganizarían sus episodios y cómo se acomodarían sus secuencias?
          Vargas Lugo ha dicho que “el objetivo no es hacer una película sobre la vida de Jesús, sino tomar escenas clave y algunos de los personajes que encarnan ciertos símbolos y metáforas que utilizamos en nuestras vidas públicas y privadas, y preguntar: ¿Qué pasaría si las cosas no estuvieran en su sitio?... Esta pieza es sobre la necesidad de encontrar una historia que encaje con las imágenes que surgen cuando los evangelios se salen del guion." En otras palabras, Actos de dios 2 hace posible imaginar las formas que podrían tomar estas parábolas si los personajes involucrados se hubiesen resistido o hubieran fracasado en cumplir aquello que, según la Biblia, ha permanecido oculto desde la Creación. Y así como los actantes y actores de esta historia han permitido que su subjetividad se adentre en sus distintos escenarios, el paisaje se ha incorporado al espacio de exposición, en donde una antigua piedra se ha abierto para develar lo que parece ser una fórmula científica.
          Filmado en la reserva biológica de Cuatrociénegas, en el Desierto de Chihuahua, Actos de dios 3 yuxtapone el tiempo geológico y la narración bíblica, haciendo de la naturaleza un protagonista más de la historia. Los estromatolitos*, láminas de microorganismos estratificados que siguen creciendo en las pozas de Cuatrociénegas, también encuentran un lugar en la exposición como un tapete microbiano en el que se mezclan capas de arena pigmentada siguiendo un patrón vibrante e inestable; y los bloques de piedra traídos desde la locación de la película revelan una ecuación 4 (¿bíblica?) cifrada, que amalgama la incredulidad, la risa, el miedo, la traición, la duda, la culpa y el remordimiento –todos ellos, comportamientos humanos codificados en las narrativas religiosas que aún impregnan los preceptos culturales, las normas sociales y los sistemas políticos y judiciales que le dan forma al mundo contemporáneo.

—Magalí Arriola, Curadora


* Los estromatolitos son las formas de vida más antiguas en la Tierra que datan de hace más de 3,000 millones de años. Los estromatolitos de Cuatrociénegas albergan una mezcla microbiana única que ha proporcionado evidencia de una larga historia de procesos metabólicos que dieron inicio a la vida tal como la conocemos hoy.  


Mark